NO ESCUCHO, AYUDA!!

La pérdida auditiva o hipoacusia es la discapacidad sensorial más frecuente, se puede presentar en todas las edades, puede ser unilateral o bilateral, puede ir desde una pérdida muy leve hasta la sordera total, y en ocasiones puede ser tratada y tener una curación.

En los niños la causa más frecuente es la otitis media serosa, y es reversible con tratamiento médico y en algunos casos cirugía, pero también puede haber hipoacusias causadas por defectos o infecciones antes o después del nacimiento. En los adultos la sordera puede ser provocada desde un tapón de cerilla, infecciones, uso de medicamentos tóxicos, exposición a ruido y ya en la edad avanzada por deterioro propio de la edad y en ocasiones este deterioro se ve acelerado por la presencia de enfermedades crónico degenerativas como diabetes e hipertensión arterial.

Para hacer un diagnóstico se tiene que hacer una evaluación integral, una exploración física adecuada y solicitar estudios de la función de audición.

Recordemos que una persona que no escucha, puede tener afectación en el área social y psicológica, por problemas en la comunicación, aislamiento, frustración, depresión, menor capacidad de aprendizaje, menor rendimiento laboral, aumenta el riesgo de accidentes entre otros.